Logo Logo

Cataratas del Iguazú

En la selva subtropical de la provincia de Misiones, en el límite entre Argentina y Brasil, se halla una de las maravillas naturales más espectaculares del mundo: Las Cataratas del Iguazú.

Una falla geológica producida hace 200 mil años creó un desnivel de 80 metros en el cauce del río Iguazú, antes de desembocar en el río Paraná. Se formaron así más de de 275 saltos de agua en dos grandes arcos de casi tres kilómetros de amplitud.

Ya en 1934, con el objetivo de proteger las majestuosas Cataratas del Iguazú, fue creado el Parque Nacional Iguazú - cuyo nombre significa “Agua Grande” en el idioma del pueblo originario guaraní. Posee alrededor de 67.620 hectáreas que fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 1984, debido a sus bellezas escénicas y a la gran diversidad biológica.

El parque se transita por modernas pasarelas para poder admirar los saltos más impresionantes del lugar, como la Garganta del diablo, un conjunto de saltos de 80 m que se desprenden hacia una angosta garganta, concentrando el mayor caudal de agua.

La visita del parque es además una oportunidad para conocer la selva subtropical, con una flora autóctona con más de 2000 especies, y avistar animales como el mono carayá, los atrevidos coatíes, aves coloridas como tucanes, loros y urracas, y los increíbles vencejos (que anidan en las rocas detrás de las cascadas de agua). Entre la incontable variedad de insectos, se destacan, naturalmente, las mariposas.

Hacia arriba