Espina Dorsal, 2009 / 2010

Espina Dorsal se ha proyectado como una gran instalación que alude a esas estructuras de madera burda. En total son siete formaletas que se acoplan una tras otra para elevarse del primer al segundo piso del Palais de Glace, a través de un agujero que hay entre las dos plantas. Cabe destacar que para definir las características de cada formaleta, se tomaron como referencia las dimensiones de las escaleras documentadas previamente en Medellín.
(…)
En lugar de mostrar las escaleras terminadas, Herrán se remite al proceso de construcción. En este caso, las escaleras son algo en potencia porque el concreto aun no ha sido vaciado. Igualmente el espacio es ambiguo, ya que la construcción ha quedado justo en un punto intermedio entre lo que aun es montaña y lo que serán las escaleras. Abstraídas de su espacio-tiempo histórico, puede decirse que las formaletas se presentan como metáfora de la utopía latinoamericana, por cuanto señalan un deseo y la posibilidad de lograrlo.

© Foto: Sol Arrese
Cortesía: Menos Tiempo que Lugar

Juan Fernando Herrán

Espina Dorsal: Urbanismo informal y utopía, una metáfora de la integración latinoamericana.

Logo Logo Hacia arriba