Estudio Abierto

Gran festival de arte en Buenos Aires. Entrevista con A. Battistozzi; fotos de varias ediciones.
Por Pat Binder & Gerhard Haupt | ene 2007

Este festival de arte y cultura contemporánea, que realiza el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde el año 2000, es un proyecto nómade que ofrece a los artistas participantes oportunidades únicas de dialogar con la topografía y la historia de la ciudad. Fue abriendo puertas barrio por barrio, a medida que el país atravesaba una de sus peores crisis: primero fueron los estudios de los artistas y luego una serie de edificios patrimoniales en desuso, que fueron resignificados a través de intervenciones artísticas, poniendo en tensión el pasado y el presente. Antiguos depósitos fabriles en San Telmo, La Boca, Palermo Viejo y Abasto; las ex Tiendas Harrod's en Retiro, el pasaje Barolo y la Confitería El Molino en Avenida de Mayo y el Apostadero Naval en el Puerto precedieron la última y más ambiciosa edición de 2006, que intervino tres pisos del Palacio de Correos con propuestas de más de 300 artistas visuales, músicos, cineastas, actores y compañías de teatro, en una acción sin precedentes.

En Buenos Aires y luego por correo electrónico, dialogamos con Ana María Battistozzi, directora de Estudio Abierto, que también tuvo la gentileza de enviarnos el material fotográfico, que publicamos en estas páginas.

Universes in Universe: La última edición de Estudio Abierto se llevó a cabo en el Palacio de Correos, pero las anteriores ocuparon otros edificios emblemáticos de la ciudad. ¿En qué concepto se basa el evento?

Ana María Battistozzi: En la mayoría de los casos se trata de edificios patrimoniales que por distintas razones quedaron en desuso y que forman parte de la impronta que le dio a Buenos Aires el boom edilicio de fines del siglo XIX, que se mantuvo hasta los años 1940. Fueron años en que se pensó a la Argentina como un gran país. La idea de ocupar estos edificios vacíos de actividad y de sentido con arte contemporáneo, fue una forma de convocar a los artistas argentinos - y extranjeros también - a rastrear las inscripciones históricas que han quedado plasmadas en cada edificio y construir desde el presente nuestro diálogo con el pasado. Esto se hizo evidente en la última edición, que decidimos convocar en torno de la idea de "la ilusión de lo moderno", ya que ese imponente edificio que ocupamos, concebido y proyectado a la distancia por un arquitecto francés, era el emblema de lo que la elite del poder argentina concibió como signo de modernidad. Un gran edificio que miraba al puerto, de espaldas a la pampa, que impresionó a nuestros abuelos inmigrantes, pero que hoy es una gran caja vacía. Algunos artistas argentinos trabajaron sobre esa historia; otros intervinieron directamente con instalaciones que planteaban la cuestión del espacio en relación con la posibilidad de la expansión de su propia obra, algo que no está alentado por la lógica del mercado en este país. Algunos artistas extranjeros, como los italianos Paolo Bertocchi y Vanesa Cimera trabajaron sobre la idea que desde Europa se tenía antes de una Argentina grande, el llamado "granero del mundo", en contraste a la que se tiene ahora. El español Francisco Ruiz Infante realizó una instalación muy interesante sobre el deterioro. Es algo que aún se percibe en este país, a pesar de que la situación ha mejorado en los últimos años. La cuestión de la basura, que aún sigue siendo fuente de ingresos para gente que ha quedado fuera del sistema es algo que impacta muy fuertemente a alguien que llega de afuera.

UiU: ¿Cómo surgió la idea de Estudio Abierto, cuántas ediciones se han hecho hasta el momento?

Ana María Battistozzi: Estudio Abierto nació como un proyecto nómade que articula a sus artistas con la topografía de la ciudad. Hasta el momento se han hecho nueve ediciones en los distintos barrios de Buenos Aires. Desde el primer momento se propuso integrar y articular las diversas manifestaciones artísticas y culturales más contemporáneas con lo que es propio y genuino de cada barrio. Por ejemplo, el barrio del Abasto, la zona del mercado de frutos que abasteció a Buenos Aires durante medio siglo, es conocido por ser el barrio de Gardel, al que llamaban "el morocho del Abasto". En los años 30 del siglo pasado era un arrabal ligado a la cultura del tango, pero en los 80 fue elegido para vivir o tener taller por varios artistas como Roberto Fernández y Marcia Schvartz y en los 90, se convirtió en una zona de teatro alternativo. En su edición del 2002, Estudio Abierto integró todo eso, el pasado y el presente en una acción destinada a abarcar los estratos más significativos de ese sector de la ciudad.

UiU: ¿Entonces cuál podrías decir que es el eje rector de Estudio Abierto? ¿El recorrido por los talleres o la puesta en valor de un edificio histórico?

Ana María Battistozzi: En realidad ambas cosas a la vez... En un comienzo, la visita a los talleres significó un gran atractivo para el público. Comenzamos en San Telmo. Allí tienen o tenían su taller varios de los más destacados artistas de Buenos Aires. Me refiero a Josefina Robirosa, Carlos Gorriarena, Marcos López, RES, Alicia Carletti, Matilde Marín Claudia Aranovich, Magdalena Jitrik, Fabián Burgos, artistas de distintas generaciones que le ofrecieron al público diferentes perspectivas de la producción de arte actual. En la última edición, las visitas guiadas a los cuatro pisos del Palacio de Correos constituyeron un gran éxito. Mucha de la gente que asistió no va regularmente a museos y galerías y no forma parte de la elite que sigue la agenda del arte, pero muestra una gran curiosidad por producciones artísticas, que comprende mejor si son los artistas, los que las explican. En gran medida se trata de una cuestión de afecto por lo que se conoce, sean los artistas o los edificios de la ciudad. Pienso que en sus nueve ediciones, Estudio Abierto ha realizado una importante tarea de formación de nuevos públicos. Sobre todo en el sentido de instalar como algo natural, varios principios que rigen el arte contemporáneo, como la idea de expansión en el espacio, los usos de nuevas tecnologías y la interdisciplinariedad que caracteriza a sus producciones.

Pat Binder & Gerhard Haupt

Iniciadores, directores y editores de Universes in Universe - Mundos del Arte. Viven en Berlín, Alemania.

Estudio Abierto

Festival de arte y cultura contemporánea

9a Edición:
Estudio Abierto Centro
16 nov. - 3 dic. 2006

Sede:
Palacio de Correos
Av. Corrientes 106

Tema:
La ilusión de lo moderno

Curadores en artes visuales:
Rodrigo Alonso, Marcelo de la Fuente, Andrés Duprat, Valeria González, Rafael Cippolini, Ana Battistozzi y Nekane Aramburu

UiU Magazín
Hacia arriba